Analogía entre una dama y el buen café

[mr_rating_result]

Como buena opita me crie rodeada de cafetales, paisajes majestuosos y un clima perfecto y acogedor por esto les será fácil entender mi amor y preferencia por el buen café. Desde niña, adquirí el hábito de empezar el día con una taza y hoy conservo el hábito intacto en dos momentos: antes de entrenar y después de almuerzo.

Hoy traigo a colación este tema, mientras sentada frente a un computador, pienso en qué escribirles para Style Me Up y disfruto un café divino, no solo por su sabor y calidad, sino por su historia.

Se trata de Café 1959 – Café Geisha de Origen Colombiano. Recolectado con granos maduros, secado de manera natural en camas elevadas y  guardado 60 días para realzar sus atributos y llevarlo a mercados internacionales.

Habíendoles dado esta contextualización, quisiera continuar compartiendo con ustedes una perfecta comparación que vino a mi mente y que se relaciona con el título del post de hoy.

-Detrás de una mujer impecable se esconden atributos suaves, elegantes e inspiradores y detrás de un buen café hay deleite y elegancia, ambos coinciden en ser llamativos y en generar curiosidad.

-El aroma: no sé qué tan despierto tienen su sentido del olfato, pero de las cosas que admiro de una dama es su humor, su olor natural, sin demeritar el trabajo que hace un buen perfume, el que refleje su personalidad y se ajuste a su gusto.

-Precio: una mujer ejemplar tiene autoestima elevado, no ego. Esto significa que se esfuerza por verse recatada, valiosa. El buen café tiene un precio elevado, no solo en su proceso sino también en su venta.

-Ambos son vitales y oportunos: qué sería de este mundo, sin la mujer y sus detalles, sin la mujer y su método, su capacidad de amar incondicionalmente, su delicadeza, su fe y constancia… y qué sería del mundo sin el buen café que permita amenizar esos momentos de compartir, de recargar energía y refugiarse en esas tardes o noches de frío, lectura y descanso.

*Dos cosas antes de terminar: ¡Feliz día a todas la Mujeres, gracias por adornar el mundo! y por último, promovamos el consumo del buen café, optemos por los productos nacionales de alta calidad y aprendamos a tomarlo en los momentos oportunos, sin exceso ni afán, como si fuera un ritual.

Ph: Juan Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollado por Half Orange Agencia