¿Te sientes estresado? Bienvenido al club.

Todos nos dejamos afectar por el estrés, y es que este puede tener un impacto más allá de la salud y la felicidad, pues puede afectar la capacidad del cerebro para bloquear las toxinas.

Mientras que el ejercicio regular y las técnicas de respiración pueden ayudar, otra buena opción es renovar la dieta – no para comer menos, pero sí para agregar algunos alimentos que rompen el estrés. Añadir sólo dos o tres de estos a tu ingesta diaria realmente puede hacer una diferencia.

1. Verduras

Las verduras como la espinaca y la col rizada son altas en folato, lo que los hace fantásticos busters de estrés! El folato produce dopamina (la química del placer de los cerebros) y eso es una GRAN cosa. Hay una correlación entre el folato y los niveles más bajos de depresión.

2. Aguacate

Son altos en folato como verdes frondosos, también están llenos de casi 20 vitaminas y minerales, incluyendo vitamina E, vitamina K, vitamina B y potasio. El folato ayuda a prevenir la acumulación de homocisteína, una sustancia que puede perjudicar la circulación y la entrega de nutrientes al cerebro. El exceso de homocisteína también puede interferir con la producción de seratonina, dopamina y norepinefrina, que regulan el estado de ánimo, el sueño y el apetito.

 3. Arándanos

 

Están llenos de antioxidantes, por lo que a menudo se refieren como uno de los alimentos más saludables del mundo. Son bajos en calorías y tienen niveles muy altos de nutrientes como vitamina C, vitamina K y manganeso. El manganeso puede ayudar con la estructura ósea y el metabolismo de los huesos, y la vitamina C ayuda a mantener la salud celular, que nuestros cuerpos necesitan para combatir el estrés. Puedes agregarle yogurt, avena – o simplemente tomar un puñado como un aperitivo.

4. Chocolate negro

 

Cuando estás estresado, el chocolate– lo más oscuro posible– puede ser un gran aliado. Un estudio de Chemistry Central Journal 2011 mostró que el chocolate negro contenía más actividad antioxidante, polifenoles y flavanoles que otras frutas que probaron, que incluyeron arándanos y acai. El chocolate negro también puede ayudar a bajar la presión arterial que disminuye los sentimientos de estrés.

5.  Pavo

 

 Su efecto calmante es real. En un estudio publicado en el Journal of Psychiatry & Neuroscience, los investigadores encontraron que las personas que tomaron suplementos de triptófano durante 15 días tuvieron niveles más altos de concordancia que los participantes que tomaron placebos. El triptófano aumenta la serotonina, así que agarra un emparedado de pavo (preferiblemente de grano entero) una vez por semana. Mejor aún, agrega el aguacate a esa comida y tienes dos autobuses de estrés.

6. Té de manzanilla

Un estudio de 2009 de la Universidad de Pennsylvania mostró que los participantes que tomaron cápsulas de manzanilla tuvieron niveles significativamente más bajos de ansiedad.

7. Alimentos Fermentados (yogurt)

 

Las bacterias beneficiosas tienen un efecto directo en la química del cerebro. Ayudan a su proceso digestivo y apoyan su sistema inmune. Al comer alimentos fermentados, puedes ayudar a equilibrar la flora en tu intestino y ayudar a evitar la ansiedad y depresión. Algunos grandes alimentos fermentados para añadir a su dieta son yogurt, vino, encurtidos y queso.

8. Semillas

El magnesio, que actúa como precursor de neurotransmisores como la serotonina, es bien conocido por su papel en ayudar a regular sus emociones y mejorar el bienestar. Semillas de girasol, calabaza y sésamo son excelentes fuentes de magnesio, se pueden añadir fácilmente a las ensaladas, avena o incluso sólo se consumen como un aperitivo. Aumentar tus niveles de magnesio te ayudará a sentir menos ansiedad.

9. Nueces

 Son libres de colesterol y cargados de antioxidantes que evitan enfermedades del corazón. Con tanto magnesio y antioxidantes, las nueces de macadamia ayudan a bajar la presión arterial. Introducir estos alimentos en tu ingesta semanal ayudará a reducir tus niveles de estrés, hace que te sientas más productivo y controles la ansiedad.

Si no puedes encajar todos estos alimentos a tu dieta o no te gustan algunos de ellos, no te preocupes… incluir dos o tres diarios ya marcará la diferencia.

*Con base en Entrepreneur, sección Health

Ilustración por:

Angélica Moreno

Instagram: @angelicamoreno

Twitter: @angemoreno

Facebook: Fashion illustration by angelica

En nuestro post anterior, hablamos un poco de algunos trucos para mantener nuestro estilo de vida saludable durante las vacaciones. No obstante, esas cenas a altas horas de la noche, el postre de más y los almuerzos en grandes cantidades, seguro a algunos nos tienen penando esta semana. Así, que les daré 3 de mis platos favoritos que ayudan a quitarnos esa pesadez y recuperarnos de Semana Santa.

Soy un poco escéptica a la hora de someterme a detox con jugos, (los cuales están de moda) por 3 días o hasta una semana, y lo soy no porque no crea en sus beneficios, porque con seguridad son buenos, sino porque creo que debemos estar muy preparados para hacer esta clase de regímenes. Me puedo imaginar tomando solo líquidos por tres días, pero también me veo al cuarto día como una cabra comiendo de todo y haciendo lo contrario, por ello prefiero tener, una semana en la que me preparo platos altos en antioxidantes, que sé que me ayudarán a alivianar mi estómago y a volver a mi rutina con tranquilidad.

Para los desayunos

Un batido muy cargado de antioxidantes, con arándanos o moras azules y coco

ingredientes:

1 taza de arándanos o moras azules, o combinadas si quieres

1 taza de taza de leche de coco o agua de coco, lo que tengas

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

2 dátiles (opcionales)

Miel al gusto (opcional)

Pon todos los ingredientes en la licuadora con 4 cubos de hielo, bate en velocidad alta por 30 segundos, y sirve!

Para el almuerzo, Fideos de arroz, verduras y pesto

Ingredientes:

(para dos personas)

1 paquete de fideos de arroz

1 taza de tomates uvalina partidos por la mitad

1 pechuga de pollo hervida y mechada

8 Espárragos partidos en cuartos

2 tazas de Espinaca baby lavada y desvenada

2 dientes de ajo machacados

1 cita de aceite de oliva

sal y pimienta al gusto

Preparar la pasta con las instrucciones del paquete.

A parte en un sartén pon el aceite de oliva a fuego medio, el ajo y los demás ingredientes, sofríe por 3 minutos, agrega la sal y la pimienta.

Para el pesto

1 taza de albahaca

2 dientes de ajo

3 das de aceite de oliva

1/4 de taza de agua

1/4 taza de nueces

y una pizca de sal

Pon todos los ingredientes en el procesador o licuadora y listo.

En un bowl mezcla la pasta, las verduras y el pesto, rectifica sal y pimienta. ¡Disfruta!

Cena, sopa de zanahoria chía y comino.

Ingredientes:

3 zanahorias cortadas en cuartos

1/4 de cebolla cabezona

1 cucharadita de comino

2 das de chía

1 diente de ajo

1 cucharada de sal

1 cucharadita de jengibre rallado

En una olla, pon aproximadamente 5 tazas de agua, vierte las zanahorias, la cebolla, una cucharada de sal. tápalas y déjalas cocer a fuego medio hasta que las pinches con un cuchillo y ya estén blanditas.

Saca las zanahorias, la cebolla y viértelas en la licuadora, usa el agua en la que las cocinaste, en la misma cantidad que ocupan la zanahoria y la cebolla en la licuadora. Procesa si tu licuadora tiene procesador y si no, simplemente bates a velocidad rápida hasta que tenga la consistencia que te guste.

Viertes las mezcla en una olla otra vez y agregas el comino, el jengibre y la chía, rectificas la sal, y si quieres ponle algo de pimienta.

¡Sirve caliente y disfruta!

Estas recetas son sencillas y seguro te dejarán una sensación de bienestar.

Ilustración por:

Angélica Moreno

Instagram: @angelicamoreno

Twitter: @angemoreno

Facebook: Fashion illustration by angelica

 

Artículo por:

Sin Pecado Concebido

 

Facebook: Sin Pecado Concebido

 

 

  Suscríbete

  Obten las últimas tendecias sobre fashion y lifestyle directo a tu correo.








Desarrollado por Half Orange Agencia