Categoría: Blog

  • Blog

¿Quién está en el momento indicado para tener una asesoría de imagen?

La respuesta es TODOS. No hay edad, ambiente, contexto que le cierre la posibilidad a vivir esta experiencia, pero ¿ por qué tomar el riesgo?

Así como nos preocupamos por nutrir nuestro intelecto para mostrarnos competitivos o buenos partidos frente a cualquier aspecto de la vida, los invito a tener presente que no solo las palabras, acciones y resultados hablan por nosotros. También lo hace lo que no comunicamos con palabras sino que proyectamos a través de nuestra imagen.

Tener sincronía entre lo que se sabe, se dice y se percibe de nosotros es primordial para construir una imagen coherente y asertiva y solo a esto se llega, conociendo e implementando estrategias que nos permitan comunicar desde el exterior lo que se desea.

Preocuparse por la imagen y conocer sobre ella permite adquirir mayor seguridad y autoconocimiento. La moda no es una regla mandatoria que aplique para todo el mundo, es por esto que debemos saber qué utilizar, cómo y en qué ocasión.

Una asesoría de imagen es un viaje al interior de nosotros mismos. En el recorrido aprendemos sobre nuestras características físicas, sobre eso que por naturaleza nos hace florecer o sobre eso que no nos hace sentir cómodos o seguros de sí mismos para moldearlo y convertirlo en herramientas a nuestro favor, la clave está en la teoría llevada a la práctica.

Denme la oportunidad de acompañarlos a conocerse nuevamente, desde otra perspectiva, y a convertirse en su mejor versión. ¡Gracias por su confianza!

Correo electrónico: blogstylemeup@gmail.com

asesoría de imagen, asesoria personalizada, imagen, marca personal

  • Blog

Ser carismático es cuestión de método: 6 maneras de utilizar tu lenguaje corporal para aumentar tu influencia

Para aquellas personas, que como yo, tenemos una expresión neutra y seria, les tengo unos cuantos consejos para no pasar por antipáticos.

  1. ¡Gesto a la altura!

Utiliza tus manos al nivel del ombligo, también conocido como plano de la verdad. Adicional a contribuir a nuestra respiración y estabilidad física, genera una impresión de tranquilidad y confianza.

2. Tu lenguaje corporal es sinónimo de estatus

Comparto esta frase de Mark Browden, “Nuestro comportamiento bajo presión determina nuestro carácter” es por esto que entre más tranquilo te perciban, más fácil te recibirán en cualquier círculo y ambiente social.

Pero, ¿cómo lograrlo?

Manteniendo un lenguaje corporal abierto, asintiendo y sonriendo ligeramente. Nunca reveles tu incomodidad y menos se te ocurra llegar a verbalizarla.

3. Siéntate estratégicamente

El escritorio es un gran símbolo de poder en cualquier situación de comunicación.

La mejor manera de influir en alguien más, al estar sentado, sea el evento que sea, es sentándose en un giro de 90°, no enfrente sino a un lado ( en el puesto de la esquina). ¡Cuidado con sentarse frente a frente! en los negocios esto es sinónimo de rivalidad.

4. Asentir

La mejor manera de mostrar acuerdo y persuadir es mover la cabeza de arriba hacia abajo mientras escuchamos. Esta es una manera de hacer entender que compartimos dicha opinión.

5. Alzar las cejas

Al momento de escuchar a otros, una manera de demostrar interés activo es alzando las cejas (no todo el tiempo), solo en los momentos que consideres importantes. Este gesto también representa que aceptas y asimilas lo que estás escuchando.

6. Último y no menos importante: saca de la maleta tu arma intelectual

Si estás desenvolviéndote en una entrevista de trabajo, esta es una herramienta extremadamente útil. Sin perder de vista la mirada de quien tienes enfrente, saca de tu cartera tu libreta de apuntes y toma nota de los aspectos más relevantes, esta es una manera de demostrar el interés que te genera la información que te están dando.

Como te puedes dar cuenta, ser exitoso y asertivo es cuestión de método, con práctica y disciplina todo fluye, ¿practicamos?

¡Cuéntame cómo fue tu experiencia!

  • Blog

Al desempleo, buena cara

Nunca antes me había sentido con la autoridad suficiente para hablar de este enfoque de la marca personal como ahora. Llegué hace dos semanas de Barcelona, cuento con más de cinco años de experiencia laboral y una maestría. No tengo un listado de empresas saturando mi teléfono con llamadas para proponerme ser parte de su equipo, pero sí tengo la satisfacción y sobre todo la tranquilidad de que estoy enfocando tan bien mis sueños y expectativas laborales que, cuando me llamen de alguna será para dedicarme a lo que sueño y espero; es justo aquí, donde pondré todo de mi parte, sacaré a relucir mis habilidades y herramientas para demostrar el valor que tengo para aportar.

Hoy, desempleada y aplicando a trabajos, les puedo decir que me siento lista, madura y que esta espera, que sin lugar a dudas genera ansiedad e incertidumbre, será porque algo estará cocinándose o porque la vida misma me está direccionando hacia aquello que he venido posponiendo desde hace tiempo, mi proyecto de marca personal. Lo que sea que venga solo sé que se dará si trabajo en ello, si exploro, me arriesgo y también si dejo que fluya por sí mismo, esta es una gran señal para predecir si las cosas van por buen camino.

Ánimo a todos los que están en situaciones similares, ser auténticos empieza por tener claras nuestras expectativas y luchar por ellas. Para quienes están empleados o, más bien, cautivos en una jaula que limita sus alas profesionales, la invitación es que no se dejen vencer por el temor o la incertidumbre. Salgan y demuestren lo que tienen para aportar, emprendan, si lo quieren, y luchen por sus sueños propios. ¡La única barrera está en uno mismo!

Desarrollado por Half Orange Agencia