Vistoso o ausente, dos caras negativas de la marca personal

Ni muy, muy ni tan, tan. Sabio aquel que se inventó esta frase por salir del paso. Hoy la traigo a colación para evidenciar la importancia de no ir por la vida robando la atención de los demás, ni pasando inadvertido, ambas posiciones, en exceso, restan valor y autenticidad a nuestra marca personal.

Generar presencia no es sinónimo de ruido, con ruido me refiero a todo aquello que contamina o sobrepasa el límite de la cordura, desde lo auditivo hasta lo visual.  Se puede generar notoriedad siendo asertivo, aportando ideas bien estructuradas, escuchando y no siempre respondiendo, siendo pulcro con las palabras y guardando coherencia y autenticidad respecto a la imagen. -Consejo: nuestro lugar de trabajo no es una pasarela en la cual se espera que exhibamos nuestro lado más desinhibido, sensual o estrambótico, este es un espacio propicio para la sobriedad, para llamar la atención a través de los detalles, de las buenas acciones y, por qué no, de los complementos que acompañan nuestro look–.

Ahora bien, pasar inadvertido o simplemente hacer como si no existiéramos, tampoco es el camino. De nada sirve estar dotado de capacidades, conocimiento y experiencia si no sabemos cómo expresarla o venderla. En este mundo laboral competitivo, marca la diferencia aquel que sabe, sabe que sabe y se sabe vender.

La receta perfecta está compuesta por una dosis de conocimiento, otra de asertividad, seguridad interna con proyección externa (imagen) y por último, buena comunicación.

consejos sobre imagen, consejos sobre marca personal, imagen positiva, marca personal, personal branding

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollado por Half Orange Agencia